Extremoduro indigna a sus seguidores por querer separar al público tranquilo de los bailones